General

15 increíbles proyectos de estudiantes del MIT de los últimos 10 años


Pocas instituciones gozan de tanta estima como el MIT. La prestigiosa escuela ha sido durante mucho tiempo un centro de innovación e ingenio en múltiples industrias y disciplinas. Cada año, los mejores y más brillantes proyectos de debut de la escuela que traspasan los límites de la ciencia y la tecnología.

Desde vehículos y muebles hasta emocionantes avances en la generación de electricidad, los proyectos de la escuela han abordado una impresionante variedad de temas. Estos son solo algunos de los proyectos del MIT más dignos de mención de la última década.

1. Ciudades marcianas: imaginando las colonias del futuro

El año pasado, un grupo de estudiantes del MIT ganó el concurso anual Mars City Designs por su visión de un paisaje urbano marciano habitable. El proyecto, tituladoBosque de secoyas, contó con una serie de cúpulas conectadas por túneles.

Cada cúpula albergaba frondosos bosques y toda la ciudad podía albergar hasta 10.000 vidas. El equipo estaba dispuesto a utilizar todas las facetas de Marte en su beneficio, creando una relación simbiótica entre el planeta y las nuevas estructuras. Por ejemplo, el diseño incluía en gran medida la energía solar para su uso tanto en la energía de la ciudad como en la creación de combustibles de hidrógeno.

2. LEGO Microlab: Construyendo un laboratorio ladrillo a ladrillo

LEGO no es solo para niños. En febrero de este año, los investigadores del MIT utilizaron los famosos ladrillos de plástico para construir un laboratorio en miniatura que luego utilizaron para experimentos de microfluidos.

Según los investigadores, el diseño uniforme y las dimensiones de los ladrillos LEGO se prestaron perfectamente a la precisión requerida para el experimento. Debido a que el equipo necesario para los experimentos en microfluídica es a menudo difícil y requiere mucho tiempo de crear, este proyecto abrió la puerta a un método de estudio más accesible.

3. Superficies de transformación inteligente: mejora de la aerodinámica en vehículos y más

Hace cuatro años, los investigadores del MIT crearon una nueva superficie inteligente, que tenía la capacidad de transformarse para reducir la resistencia. El material respondió a la presión externa, formando hoyuelos como una pelota de golf para aumentar la aerodinámica del objeto.

El material no solo podría usarse en vehículos, sino también en la construcción de edificios en áreas susceptibles a fuertes vientos. Esto permitiría que los edificios resistieran las duras condiciones climáticas, lo que provocaría menos daños.

4. Automóviles de cuerpo blando: conduciendo hacia un futuro más suave

No es raro que los principales fabricantes y corporaciones se unan a los investigadores del MIT cuando se trabaja en un proyecto particularmente exigente.

En este caso, BMW se acercó a la prestigiosa institución para colaborar en materiales inflables impresos en 3D que algún día podrían usarse en autos de carrocería blanda.

El fascinante material aparentemente se adapta, se infla y desinfla según sea necesario. Esto es gracias al proceso del laboratorio de autoensamblaje del MIT de neumática impresa líquida, que utiliza cámaras de aire para inflar y desinflar el material.

BMW espera algún día usar el material tanto en el interior como en el exterior de los vehículos, y cree que la tecnología está a la vanguardia del futuro de los automóviles.

5. CityHome: Creando hogares en espacios pequeños

En 2014, los investigadores del Media Lab del MIT crearon CityHome, un sistema de vida interactivo e innovador que permitía a las personas aprovechar al máximo sus pequeños espacios habitables. El proyecto de CityHome, el RoboWall, era un bloque robótico de 182 pies cuadrados (16,9 metros cuadrados), controlado por voz, tacto y gestos.

RoboWall contenía todas las necesidades domésticas imaginables, desde una cama y una cocina completamente funcional, hasta un espacio de oficina. Todas estas características se pueden plegar a voluntad, permitiendo que una habitación funcione como dormitorio, comedor, cocina o más, según las necesidades del usuario en cada momento.

6. Automóviles eléctricos autocurativos: eliminación de la necesidad de baterías

Otra colaboración reciente y de alto perfil entre estudiantes del MIT y un fabricante de automóviles es su trabajo en el Lamborghini Terzo Millennio. El llamado "superdeportivo" eléctrico se distingue de otros vehículos eléctricos, ya que no tiene batería.

El ambicioso proyecto utiliza tecnología de supercondensadores incorporada en la carrocería del automóvil como método de almacenamiento de energía. Los nanotubos de carbono de la carrocería del automóvil también pueden curarse por sí mismos, reparando fracturas y otras imperfecciones sin necesidad de mantenimiento humano.

7. Mejora de la electricidad térmica: avances energéticos significativos en la ingeniería

A principios de este año, los investigadores del MIT descubrieron un nuevo método para generar electricidad térmica que podría triplicar la producción de energía. Lo lograron mediante un uso innovador de materiales topológicos como semiconductores termoeléctricos.

Sus resultados se basaron en el movimiento de electrones de temperaturas altas a bajas, y los materiales topológicos que usaron (en este caso, telururo de estaño) proporcionaron la distancia más pequeña y efectiva a través de la cual los electrones podían moverse, lo que resultó en un mayor rendimiento energético. Esto se debió a que los electrones tenían menos posibilidades de dispersarse.

8. DuoSkin: Creación de dispositivos portátiles inteligentes

En 2016, los estudiantes del MIT se unieron a Microsoft para crear "tatuajes" con hojas de oro que pudieran controlar dispositivos inteligentes. Los tatuajes funcionaban como paneles táctiles de circuito y, cuando se tocaban, pueden comunicarse con el teléfono inteligente del usuario.

El proyecto, titulado DuoSkin, podría permitir la extracción y el seguimiento de datos relacionados con la salud. Desde la creación de DuoSkin, han surgido muchos proyectos similares en todo el mundo, lo que sugiere además que los monitores de salud portátiles y la tecnología de piel inteligente podrían ser el camino a seguir.

9. El material más resistente del mundo: fortalecer aún más el grafeno

El grafeno es un material de carbono puro, a menudo conocido como el material más resistente del mundo. El año pasado, los investigadores del MIT lograron hacer que el grafeno fuera más fuerte que nunca, creando un material que era más fuerte que el acero sin dejar de ser una fracción de su densidad.

Hasta el avance del MIT, el grafeno solo estaba disponible como un material fuerte en una forma bidimensional. Su investigación permitió el desarrollo de estructuras de grafeno en 3D, comprimiendo y fusionando el material en una forma aún más fuerte.

10. PRIME: Inyección de medicamentos sin agujas

Muchos proyectos que tuvieron sus inicios en el MIT se han convertido en empresas emergentes exitosas. Un ejemplo de esto es Portal Instruments, y su tecnología de inyector sin aguja, PRIME.

PRIME fue creado por un equipo de estudiantes y profesores en el MIT y administra medicamentos a través de la piel mediante un chorro de líquido a alta presión. El medicamento simplemente se carga en el aplicador y luego se administra a una velocidad de hasta Mach 0,7.

11. Un robot educado: programar una máquina con conciencia social

Muchas personas desconfían de los robots e incluso les temen. Para combatir la percepción negativa de los robots, los estudiantes del MIT crearon un robot educado y socialmente consciente que priorizaba las interacciones humanas y podía navegar fácilmente en un mundo lleno de personas.

La adorable máquina puede navegar por áreas concurridas, evitando colisiones con peatones y observando las reglas y expectativas sociales humanas. Lo mejor de todo es que el proyecto se logró utilizando sensores y cámaras web comprados en la tienda, y utilizando código de fuente abierta. Esto significa, teóricamente, que podrías construir tu propio robot educado en casa.

12. The Firefly: Desarrollo de un dron cohete increíblemente rápido

Trabajando en colaboración con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, los investigadores del MIT desarrollaron un cohete dron capaz de alcanzar velocidades máximas de Mach 0.8. El Firefly se presentó por primera vez en noviembre del año pasado y fue creado por el programa aeroespacial de la universidad, AeroAstro.

El dron liviano puede volar a velocidades de cohete durante hasta tres minutos y está construido con titanio impreso en 3D. El propósito del dron es la recopilación de datos y se puede implementar fácilmente desde un avión de combate.

13. Nanofibras más fuertes que el kevlar: elaboración de la próxima generación de fibras

En enero de este año, los investigadores del MIT lograron crear nanofibras más fuertes que el Kevlar. Las fibras superresistentes se crearon mediante un proceso de electrohilado en gel, transformando fibras de polietileno en nanofibras increíblemente duraderas.

En términos de resistencia, las fibras son comparables a las fibras de carbono, manteniendo una densidad mucho menor. Debido a su fuerza combinada y su estado liviano, los investigadores creen que el material podría tener una variedad de usos en muchos campos tecnológicos diferentes.

14. MindRider: Visualización de su estado emocional

Desarrollado por primera vez en 2011 por estudiantes en el Media Lab del MIT, MindRider es una tecnología portátil que mide la retroalimentación del electroencefalograma del cerebro y la utiliza para crear una representación visual del estado emocional del usuario. El proyecto utilizó esta tecnología en un casco de bicicleta y desde entonces ha lanzado una exitosa puesta en marcha del producto.

El proyecto original utilizó luces de colores para traducir la información del electroencefalograma en una pantalla visual. Las luces verdes indicaban que el usuario estaba concentrado, mientras que las luces rojas indicaban ansiedad, somnolencia u otros estados inapropiados para el funcionamiento de un vehículo.

15. Un trillón de sistema de imágenes FPS: ralentizar la exposición a la luz

También en 2011, los investigadores del MIT crearon un innovador sistema de imágenes que podía rastrear la luz a un asombroso billón de exposiciones por segundo. El sistema utilizó una cámara de rayas, cuya apertura es una rendija estrecha que permite exposiciones súper rápidas.

El sistema se desarrolló para su uso en experimentos donde era necesario el seguimiento de la emisión de luz de muestras químicas. Marcó un gran avance en las tecnologías visuales y tuvo una amplia gama de aplicaciones en otras ciencias.


Ver el vídeo: Conozca al niño de 13 años que enseña en el MIT (Diciembre 2021).